La ruta Bartali

Hace dos días, Enrique Bernaola nos dejaba en MARCA este bonito artículo sobre Gino Bartali, y nos acordamos de un libro que leímos hace tiempo, y que aunque no está traducido al castellano, está entre los libros seleccionados que tenemos a la venta en inglés: ROAD TO VALOUR . Un libro altamente recomendable del que recuperamos algunas notas.

Road to ValourLa pasión por el deporte que se vive en Italia viene de lejos. Y el ciclismo siempre ha ocupado un lugar preferente entre los aficionados italianos. Es más, ha sido junto al fútbol un deporte muy cercano al pueblo raso. No en vano, organizaciones católicas y socialistas, sobre todo, fundaron numerosos clubes ciclistas a comienzos del siglo pasado, e incluso alquilaban bicicletas a todos aquellos que no podían permitirse tener este vehículo de dos ruedas en propiedad.

Durante los años en los que reinó el fascismo en Italia, aquello no cambió. En todo caso, lo contrario. Se animaba e incitaba a la población a practicar deporte, incluso se llegó a desaconsejar el consumo de tanta pasta porque generaba pereza y pesimismo entre la población…(sic).

El ciclismo levantaba pasiones, el Giro de Italia ni qué decir y un compatriota, Gino Bartali, estaba triunfando en el año 1938 en el Tour de Francia. La estupidez fascista siguió su curso y  el día en que Gino Bartali acariciaba el liderato en los Pirineos en la que sería su primera victoria en el Tour de Francia, se hizo público un manifiesto en su tierra natal, escrito aparentemente por diversas personalidades muy cercanas a Mussolini, que algunos historiadores no dudan en atribuirle la autoría de gran parte de ella directamente a él. Un manifiesto abiertamente racista, antisemita. Entre otra perlas, declaraban abiertamente que “ha llegado la hora de que los italianos nos declaremos abiertamente racistas”. La amenaza era real. Leyes contra los judíos se estaban promulgando en Alemania desde 1933 y el miedo se apoderó, sobre todo, de la comunidad judía de Italia.

Bartali no era sospechoso, precisamente, por sus ideas revolucionarias, en un país en el que los comunistas tenían mucha fuerza y estaban muy organizados. Era un ferviente católico. No en vano, uno de sus motes era “el fraile volador”. Podía tener una vida relativamente cómoda (estaban en vísperas de la II. Guerra Mundial), pero decidió tomar partido. Decidió utilizar sus armas (su bicicleta) para salvar familias amenazadas por el fascismo. Ha sido una historia oculta hasta prácticamente su muerte en el 2.000.

Toda esta historia, muy bien documentada y con investigaciones que han llegado hasta algunas familias judías que fueron salvadas, se recogen en el libro “Road to Valour“. Se trata de un ensayo en el que se narran sus grandes triunfos, pero también el contexto político en el que se produjeron, así como los años que permanecieron ocultos al gran público, los años en los que la guerra obligó a suspender las grandes pruebas ciclistas y Bartali se dedicó a entrenar mientras participaba en una red clandestina que se calcula salvó a más de 800 judíos de una muerte segura.

Ningún ciclista subió un puerto más duro que él.

Posted by PlayGround on Asteazkena, 2015.eko Irailak 9

Un libro que engrandece, más aun si cabe, la figura de un corredor único, cuyo palmarés en la carretera pocos superan y cuyo palmarés fuera de la competición es imbatible.

ROAD TO VALOUR se publicó en 2012 y además del libro, se puso en marcha la página web http://roadtovalorbook.com/ donde puede consultarse numerosa documentación y fotografías correspondientes al gran campeón italiano.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.