Entradas

Presentado ayer en Madrid “Gustaaf Deloor, de la Vuelta a la luna”

El autor, Juanfran de la Cruz y el editor, Eneko Garate, presentando el libro

Ayer se presentó el libro “Gustaaf Deloor, de la Vuelta a la luna” en Madrid. El libro, escrito por Juanfran de la Cruz y premiado con el primer premio en el II Certamen un Libro en Ruta para las mejores creaciones literarias ciclistas, repasa la vida del primer ganador de la Vuelta a España.

La doble presentación para medios y lectores que tuvo lugar en La Bicicleta Café de Madrid sirvió para recuperar la memoria de este ciclista belga, desconocido para la mayoría del público peses a la relevancia histórica de sus victorias. Gustaaf deloor, curiosamente nacido en el Barrio Español de la pequeña localidad belga de De Klinge, fue el ganador de las dos primeras ediciones de la vuelta, las dispuitadas en 1935 y 1936. En su segunda victoria en la clasificación general de la Vuelta, le acompañó en la segunda posición del podio su hermano Alfons, mayor que él y también ciclista profesional.Tanto en la presentación de ayer como en el propio libro, se narran también muchos avatares de la vida de Gustaaf Deloor posteriores a su carrera deportiva, una vida ciertamente cinematográfica. La Guerra Civil española primero y la II Guerra Mundial después truncaron la prometedora carrera del ciclista, que obtuvo también victorias en otras carreras, como una etapa en el Tour de Francia de 1937. Cayó prisionero de los nazis cuando servía en el ejército belga y pasó cerca de un año en un campo de prisioneros alemán antes de ser liberado. Posteriormente, emigró a los Estados Unidos con su mujer en busca de una vida mejor tras diluirse todos sus ahorros provenientes de su exitosa carrera deportiva.

El autor del libro, Juanfran de la Cruz, posa con su libro junto al director de La Vuelta Javier Guillén

En Estados Unidos, fue prosperando en diversos trabajos mecánicos hasta terminar empleado durante más de dos décadas en una empresa que fabricaba reactores y cohetes para proyectos espaciales como el Apolo que llevó el hombre a la luna. Casado en segundas nupcias en América con una compatriota suya, volvieron a Bélgica con su hija tras jubilarse, donde falleció en 2002. Antes de la presentación de ayer en Madrid, donde destacó la presencia del Director General de la Vuelta a España, el sr. Javier Guillén, Libros de Ruta tuvo el gran honor de poder presentar el libro en Amberes a la familia del corredor belga.

El libro, que cuesta 18,90 euros, ya se puede comprar en la web de la editorial www.librosderuta.com o en las mejores librerías de España.

La familia de Gustaaf Deloor recibe entusiasmada los primeros ejemplares del libro sobre su vida

Eneko Garate, editor de Libros de Ruta, hace entrega de un ejemplar del libro a Roza Buys, viuda de Gustaaf Deloor

Con varios ejemplares recién impresos bajo el brazo del libro Gustaaf Deloor, de la Vuelta a la luna, y escrito por Juanfran de la Cruz, Libros de Ruta se acercó el pasado fin de semana a Amberes, en cuyas cercanías nació Gustaaf Deloor y reside actualmente su familia, coincidiendo además allí con la salida de la Vuelta a Flandes. En un encuentro muy emocionante, la viuda de Gustaaf Deloor recibió el primer ejemplar de manos de su editor Eneko Garate. Se encontraban también presentes en dicho encuentro su hija Jeanette Deloor y su marido Nick, así como el periodista Eric De Keyzer y su esposa Chris, cuya ayuda ha sido muy importante para poder documentar la vida del gran campeón belga. Ejerció de anfitrión del encuentro Raf Van Ransbeeck, otro vecino de la localidad natal del ciclista, De Klinge, en cuyo barrio español Spaans Kwartier nació curiosamente Gustaaf Deloor, y que formó junto a Eric De Keyzer un Comité La Vuelta Deloor para rendirle homenaje en el año 2010, cuando se cumplieron 75 años de su primera victoria en la Vuelta, y para mantener viva la memoria del ciclista flamenco.

El encuentro sirvió para agradecer a los allí presentes la ayuda que han proporcionado a Juanfran de la Cruz y a Libros de Ruta en la edición de este libro, así como para seguir avanzando en la futura publicación del libro en Bélgica, que cada vez parece más cercana a la vista del interés que ha suscitado. La familia también agradeció el trabajo realizado y se mostró encantado con el resultado. Curiosamente, algunas de las fotografías rescatadas para el libro de la Biblioteca Nacional Española, de la Francesa y de otros archivos no eran conocidas por su familia. Roza Buys, con una gran memoria a pesar de su avanzada edad, compartió con nosotros muchísimos recuerdos de su marido y también de su cuñado Alfons, también ciclista. 20 años más joven que su marido, Roza no siguió directamente la carrera deportiva de ninguno de los dos, pero conoce al detalle sus gestas, tales como copar las dos primeras posiciones de la clasificación general individual de la Vuelta a España 1936.

Roza Buys y Jeanette Deloor observando las fotos del libro, ante la atenta mirada de Eric De Keyzer, la persona que documentó su vida y cuya ayuda ha sido indispensable para publicar este libro

Gustaaf Deloor es un nombre imprescindible para entender la historia de la Vuelta a España. Fue el vencedor de las dos primeras ediciones de la Vuelta, en 1935 y 1936. El ciclista belga es, sin embargo, un completo desconocido para la mayoría. Compitió junto a su hermano Alfons en las más grandes pruebas ciclistas europeas, aunque era la ronda española su preferida. El libro repasa con todo detalle esas dos primeras ediciones de la Vuelta a España, asi como otras destacadas actuaciones de Deloor en las pruebas más importantes del mundo. Pero va más allá de su vida como deportista. Truncada su carrera deportiva por la Guerra Civil española y la II Guerra Mundial, Gustavo (como le llamaba la prensa española de la época), luchó en el ejército belga contra los nazis, aunque cayó prisionero y terminó en un campo de concentración. Una vez liberado, emigró a América y rehízo su vida como mecánico en los Estados Unidos, llegando a trabajar en el proyecto Apolo que llevaría la primera misión tripulada a la luna. El 27 de marzo se puso a la venta este último libro editado por Libros de Ruta, que es además la obra ganadora del II Certamen de literatura ciclista “Un libro en ruta”, escrita por Juanfran de la Cruz.

El libro, que consta de 200 páginas (32 de fotografías), ya está a la venta tanto en la página web de la editorial como en las principales librerías. Será presentado formalmente el próximo 12 de abril en Madrid.

Juanfran de la Cruz nos habla de su libro sobre Gustaaf Deloor y la Vuelta a España

Juanfran de la Cruz (Barcelona, 1979), licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, ha sido el autor premiado por Libros de Ruta en el II. Certamen Un libro en ruta. Este periodista, que formó parte durante una década de la redacción del diario 20minutos, y colaborador entre otros de la Agencia EFE, el dominical El Semanal o medios especializados como Pedalier, PDL Pro o Bike a Fondo nos hizo llegar la obra Gustaaf Deloor, de la Vuelta a la luna, en la que repasa la vida del ciclista belga ganador de las dos primeras ediciones de la Vuelta a España.
A la espera de que esta obra se publique en el primer trimestre del 2018, le hemos entrevistado para que nos hablé de su obra y también sobre la Vuelta a España, carrera de la que es un gran conocedor y al que ha dedicado muchas horas de investigación.

¿De dónde surge la idea de hacer este libro?

La figura de Gustaaf Deloor siempre me llamó la atención. No sabría decirte un motivo concreto. Supongo que más que por un hecho puntual todo viene de un proceso de años. Siempre me interesé por las prehistorias de la Vuelta a España, los amagos y envites previos a su nacimiento en 1935. Una historia apasionante, no especialmente conocida, pero que viene ya a bautizar la idiosincrasia de la Vuelta a España. El siguiente paso necesario en esa inquietud por los primeros tiempos de la carrera es Gustaaf Deloor. Y poco a poco vas indagando. Descubriendo. Curioseando. Sobre 2015, mientras andaba documentando un proyecto sobre el ciclismo en Extremadura que ha visto la luz recientemente, profundicé en algunos episodios deportivos del belga. Ese año se cumplían ochenta años de su primera victoria. Pero no encontré muchos guiños onomásticos. Fue un aniversario que pasó por el anonimato. Algo cruel, así lo pensaba, para con todo un primer ganador. Impensable con Luigi Ganna o Maurice Garin. Son tiempos los nuestros en los que homenajes y liturgias no son ajenos en el ciclismo profesional. En ese momento intensifiqué mi atención e inicié unas investigaciones más específicas. Y todos los caminos me empujaban hacia una vida más que interesante: esa experiencia bélica, ese intenso vínculo fraternal con Alfons, ese éxodo a los Estados Unidos, esa vinculación a la misión del hombre a la Luna…

¿Cuál ha sido el proceso de documentación y redacción de este libro?

La obra se sustenta sobre muchísimas horas de hemeroteca. Realmente no las podría cuantificar.  Ni tampoco me lo había planteado. Muchas, muchas… Prensa española, también francesa, belga e italiana… Al fin y al cabo el objetivo pasaba necesariamente por todo ese proceso. Y que se disfruta, porque las hemerotecas son lugares apasionantes. De forma paralela han sido fundamentales los testimonios de Eric de Keyzer o de dos familiares de Gustaaf, su viuda Roza y su hija Jeanette. De Keyzer fue el impulsor de los únicos fastos que ese año rememoraron a Gustaaf Deloor, y también a su hermano Alfons. En De Klinge, Bélgica, se descubrió una escultura urbana y se renombró una plaza. También se organizó una exposición sobre la dimensión deportiva de los Deloor y en algunas publicaciones aparecieron artículos sobre su figura. De Keyzer es el custodio de todo ese patrimonio de la historia de este deporte y su ayuda ha sido fundamental en esta aventura. Estoy muy agradecido y esa confianza supone toda una responsabilidad.

¿Qué es lo más sorprendente que has descubierto o crees que más sorprenderá a los lectores?

Gustaaf protagonizó un extraño incidente de aduanas en un puesto fronterizo entre Francia y Bélgica. Para mí fue un descubrimiento fascinante, me impactó. Fue noticia destacada en varios periódicos franceses. Y también en España, aunque días después, el eco de la prensa en aquellos tiempos. Si tuviera que avalar una sorpresa yo apostaría por ésta; pero en la obra también se recuperan otros pasajes de su vida que me parecen no menos sorprendentes. En toda su globalidad, en su vertiente deportiva y en su lado más humano, la vida de Gustaaf Deloor es impactante. Digna de guión.

¿Por qué crees que hay tan pocas cosas publicadas sobre la Vuelta a España?

Quizá por las idiosincrasias de la carrera y de su contexto, simplemente no había llegado el momento de que floreciera esta vertiente. Las prioridades eran otras. Y no se habían estimulado estas inquietudes. Es cierto que con respecto al Tour de Francia o el Giro de Italia la literatura de la Vuelta es mínima. Durante muchísimos años con apenas dos grandes obras, y las dos nacidas en 1985, año en el que se cumplían los 50 del nacimiento de la carrera. Ángel María de Pablos, por un lado, y Chico Pérez y Adrián Guerra, por el otro, firmaron dos iniciativas inéditas que  han tenido poca continuidad a través de pequeñas publicaciones de índole diputacional, centradas en ámbitos geográficos muy concretos tanto en lo temático como en la difusión… A día de hoy, yo diría que la obra de referencia es ¡Viva la Vuelta! de Lucy Fallon y Adrian Bell, editada por Cultura Ciclista. Me consta que esta editorial estaba trabajando en un volumen monográfico de fotografías inéditas. Los recuerdos visuales es un campo donde la historia de la Vuelta está por dibujarse. La memoria del blanco y negro existe, pero esparcida en artículos, volúmenes regionales o autonómicos o publicaciones especializadas… El acercamiento editorial al fenómeno de la Vuelta tiene muchos enfoques posibles, algo que se aprecia en el mercado anglosajón, en el belga o en el neerlandés. Y muchos están por estrenarse. Las recomendables memorias de Fernando Astorqui, Mi Vuelta, son un avance en esta dirección. Estoy convencido de que esta internacionalización que está viviendo la ronda española en los últimos años, esa apertura al mundo anglosajón en la que Chris Froome ha sido un embajador fundamental, tendrá sus efectos en el este campo. Miradas foráneas se acercarán a la Vuelta siguiendo el camino de Fallon y Bell.