La carrera invisible

Foto: ASO

Hoy se disputaba la París-Tours. Una carrera espectacular, pero distinta a la París-Tours que conocíamos. Mantiene el nombre, pero sus tramos de gravilla y carreteras sin asfaltar entre viñedos han cambiado por completo esta última clásica donde antaño brillaban los esprínteres. Como el año pasado, los 70 kms últimos se han disputado al mejor estilo «Roubaix» aunque tal vez, las averías y pinchazos lastren demasiado el resultado final. Valga como ejemplo el inoportuno pinchazo de Soren Kragh Andersen cuando encabezaba la carrera o del más fuerte hoy con permiso del ganador, Niki Terpstra, que a pesar de dos averías mecánicas y el correspondiente palizón para volver a conectar con la cabeza de carrera ha conseguido entrar en segunda posición por detrás de un igualmente majestuoso Jelle Wallays.

Sin embargo, oculto a ojos de la mayoría de los espectadores (y también diría que de la mayoría de periodistas, incluidos los narradores televisivos), se disputaba una de las batallas finales de una guerra sin cuartel que empezó a fraguarse a comienzos de la temporada. Es la guerra entre los equipos profesionales continentales (que se denominarán Pro Team a partir del año que viene) por garantizarse el mejor calendario 2020.

Siempre ha habido un ranking entre estos equipos de 2ª división. Durante algunos años tras la introducción del World Tour (antes Pro Tour) divido en rankings continentales separados de la primera división; ahora en un único ranking UCI de equipos, junto a equipos WT e incluso continentales. No obstante, tras los últimos cambios en el reglamento, por fin este ranking de equipos va a tener un valor real, al margen del simbólico que tenía hasta ahora. Mucho se ha discutido sobre las invitaciones a los equipos de segunda categoría (la mayoría de las veces sobre las wildcards de grandes vueltas). Ha imperado casi siempre un proteccionismo o nacionalismo que hace que la mayoría de equipos de 2ª que reciben las invitaciones sean del país del organizador. Ha sido sobre todo así en la Vuelta y ha sido el Tour quien ha preferido primar equipos de mayor valor deportivo ante otros equipos franceses más débiles que se han quedado año tras año sin disputar su ronda. Les llamaremos chovinistas a los franceses…

Sin embargo, el problema de fondo siempre ha sido que equipos de países con menos tradición o que no organizan grandes vueltas (o apenas pruebas WT) no tenían opción alguna de obtener wildcards. Por mucho que fueran mejores equipos. O eran World Teams, o «compraban» invitaciones, o se olvidaban de correr las mejores pruebas… Tampoco han estado claros en este deporte unas normas de ascensos/descensos equiparables a lo que es normal en otros deportes. Por ello, la novedad de exigir a los solicitantes de licencias World Tour que estén en el top20 se antoja como algo lógico, de la misma manera que garantizar al mejor o mejores equipos de 2ª división su participación en las pruebas del World Tour sin esperar a los caprichos de los organizadores.

Básicamente, a partir de 2020 y en función del nº de licencias WT que finalmente se concedan (hay 20 solicitantes, pero es muy improbable que sean más de 19 las que se concedan teniendo en cuenta criterios deportivos), el mejor o mejores equipos profesionales continentales de este año tendrán garantizada su participación en las mejores pruebas WT del 2020. En lo que respecta a las tres grandes, los dos mejores equipos del ranking tendrían garantizada su participación en caso de que haya 18 equipos WT. Sin embargo, la probable cifra de 19 WT hace que solo el mejor equipo tenga garantizada su participación. Quedarían solo 2 wildcards en manos de organizadores. Y esa es la guerra oculta que han estado peleando varios equipos esta temporada. Total-Direct Energie, Wanty-Goubert , Cofidis e Israel Cycling Academy, sobre todo, llevan todo el año planificando dónde pueden obtener más puntos y peleando para que la suma de los puntos de sus 10 mejores hombres les garantice un mejor calendario 2020. Una dura pelea que ha hecho que estos cuatro superen en el ranking a equipos WT como Dimension Data, o incluso algunos también al Katusha o el CCC. No obstante, dos de ellos han solicitado licencia WT, por lo que parece que la guerra ya no va con ellos. En el caso de ICA, la licencia parece un simple formalismo tras llegar a un acuerdo para continuar con la licencia del Katusha, mientras que Cofidis cumple, a priori, los criterios deportivos exigidos para obtenerlo.

Pero el calendario 2020 del Total-Direct Energie y el Wanty-Goubert dependerá en gran medida del ranking. Estaban en menos de 100 puntos a comienzos de la semana, los puntos obtenidos por Niki Terpstra por su 2º puesto valen oro frente a los que ha obtenido Aimé de Gendt por su 6º puesto. No obstante, la temporada no ha terminado y seguro que todavía dan batalla en China. No es casualidad que los dos equipos estén preinscritos en la prueba WT del Tour de Guangxi, que reparte muchos puntos, y no sería casualidad que llevarán a sus mejores hombres. Puede que en China se decida que equipo se garantice el calendario WT del 2020.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.