¿Necesitas ayuda?

El taller de bicicletas (O el secreto inconfesable de Raoul Taburin) Novela gráfica 9788417552428 Jean-Jacques Sempé Ver más grande

El taller de bicicletas (O el secreto inconfesable de Raoul Taburin)

9788417552428

Todos guardamos un secreto y Raoul Taburin tiene uno inconfesable. Ha aprendido a disimularlo, pero el peso empieza a ser insoportable. Él, el mejor reparador de bicis del mundo, no sabe montar en bicicleta. Todos, en algún momento de nuestras vidas, necesitamos contarle nuestros secretos a alguien. Y cuando entra en el taller un misterioso fotógrafo, Raoul sabe que el momento se acerca.

Más detalles

18,00 €

Disponibilidad: Sin stock

Todos guardamos un secreto y Raoul Taburin tiene uno inconfesable. Ha aprendido a disimularlo, pero el peso empieza a ser insoportable.

Siempre se ha entregado en cuerpo y alma a su gran vocación. Si alguien hay que lo sepa todo de cambios de marchas, calapiés, rodamientos de bolas, piñones, cámaras y neumáticos, ese es Raoul Taburin, el dueño del taller de bicicletas del pequeño municipio francés de Saint-Céron. Su reputación es tal que, en toda la región, una bici no es una bici, sino una taburina.

Pero Raoul Taburin no deja de pensar en su abrumador secreto… Y es que él, el mejor reparador de bicis del mundo, no sabe montar en bicicleta. Es absolutamente incapaz.

Todos, en algún momento de nuestras vidas, necesitamos contarle nuestros secretos a alguien. Y cuando entra en el taller un misterioso fotógrafo, Raoul sabe que el momento se acerca. Y que nada volverá a ser igual.

AutorJean-Jacques Sempé
ISBN978-84-17552-42-8
Páginas104
FormatoCartoné
Fecha publicación18/09/2019
TraducciónFrancés
TraductorMiguel Azaola
EditorialBlackie Books
Medidas21 x 14 cm

Jean-Jacques Sempé (o sencillamente Sempé, como firma su obra) se trasladó a un París que siempre le había fascinado con dieciocho años, donde trabajó como repartidor de vino. No obstante, sus ilustraciones estaban llamadas a colonizar las bibliotecas infantiles de todo el mundo, y no tardó en aparcar la bicicleta que usaba para los repartos. Sus primeros pasos como ilustrador vinieron de la mano de revistas y periódicos franceses como Paris Match y L’Express, que encontraron en sus caricaturas el vehículo perfecto para la crítica y la sátira social. Sus acuarelas, revestidas de lirismo y aparente sencillez, terminaron por traspasar las fronteras del periodismo galo para recalar en lo literario, y hoy cuenta con más de cuarenta libros a sus espaldas. Mención especial merecen Catherine (Blackie Books, 2014), que firmó con el premio Nobel Patrick Modiano, y las desternillantes peripecias de El Pequeño Nicolás, el personaje que creó junto a René Goscinny y que ha sido traducido a más de treinta idiomas. Pero Sempé es un dibujante maravilloso que también escribe historias maravillosas. Como esta, Marcelín, sobre un niño que no puede evitar sonrojarse. Tal vez le pase lo mismo a su creador, quién sabe, pues en una ocasión aseguró: «Dibujo mis propias debilidades».

AutorJean-Jacques Sempé
ISBN978-84-17552-42-8
Páginas104
FormatoCartoné
Fecha publicación18/09/2019
TraducciónFrancés
TraductorMiguel Azaola
EditorialBlackie Books
Medidas21 x 14 cm

Todos guardamos un secreto y Raoul Taburin tiene uno inconfesable. Ha aprendido a disimularlo, pero el peso empieza a ser insoportable.

Siempre se ha entregado en cuerpo y alma a su gran vocación. Si alguien hay que lo sepa todo de cambios de marchas, calapiés, rodamientos de bolas, piñones, cámaras y neumáticos, ese es Raoul Taburin, el dueño del taller de bicicletas del pequeño municipio francés de Saint-Céron. Su reputación es tal que, en toda la región, una bici no es una bici, sino una taburina.

Pero Raoul Taburin no deja de pensar en su abrumador secreto… Y es que él, el mejor reparador de bicis del mundo, no sabe montar en bicicleta. Es absolutamente incapaz.

Todos, en algún momento de nuestras vidas, necesitamos contarle nuestros secretos a alguien. Y cuando entra en el taller un misterioso fotógrafo, Raoul sabe que el momento se acerca. Y que nada volverá a ser igual.

Valoración 
11/11/2019

La confianza reencuentra señor

Te das cuenta de lo que eres y de cómo cosas íntimas que te guardas hay veces es mejor nunca se sepan hasta recuperar la confianza.

    Escribe tu opinión !

    Escribir un comentario

    El taller de bicicletas (O el secreto inconfesable de Raoul Taburin)

    El taller de bicicletas (O el secreto inconfesable de Raoul Taburin)

    Todos guardamos un secreto y Raoul Taburin tiene uno inconfesable. Ha aprendido a disimularlo, pero el peso empieza a ser insoportable. Él, el mejor reparador de bicis del mundo, no sabe montar en bicicleta. Todos, en algún momento de nuestras vidas, necesitamos contarle nuestros secretos a alguien. Y cuando entra en el taller un misterioso fotógrafo, Raoul sabe que el momento se acerca.

    Escribir un comentario

    Jean-Jacques Sempé (o sencillamente Sempé, como firma su obra) se trasladó a un París que siempre le había fascinado con dieciocho años, donde trabajó como repartidor de vino. No obstante, sus ilustraciones estaban llamadas a colonizar las bibliotecas infantiles de todo el mundo, y no tardó en aparcar la bicicleta que usaba para los repartos. Sus primeros pasos como ilustrador vinieron de la mano de revistas y periódicos franceses como Paris Match y L’Express, que encontraron en sus caricaturas el vehículo perfecto para la crítica y la sátira social. Sus acuarelas, revestidas de lirismo y aparente sencillez, terminaron por traspasar las fronteras del periodismo galo para recalar en lo literario, y hoy cuenta con más de cuarenta libros a sus espaldas. Mención especial merecen Catherine (Blackie Books, 2014), que firmó con el premio Nobel Patrick Modiano, y las desternillantes peripecias de El Pequeño Nicolás, el personaje que creó junto a René Goscinny y que ha sido traducido a más de treinta idiomas. Pero Sempé es un dibujante maravilloso que también escribe historias maravillosas. Como esta, Marcelín, sobre un niño que no puede evitar sonrojarse. Tal vez le pase lo mismo a su creador, quién sabe, pues en una ocasión aseguró: «Dibujo mis propias debilidades».