¿Necesitas ayuda?

Un Quijote en bicicleta Ver más grande

Un Quijote en bicicleta

9788495722881

El padre de Salva le lee todos los días fragmentos de El Quijote. Es así como empieza a gustarle la historia de aquel personaje universal. Le gustará tanto que comenzará a imitarlo y vivirá muchas aventuras alocadas: luchará contra un puesto de helados y sus sillas de plástico, se enfrentará a dos perros enormes, conocerá a un enigmático caballero… ¡y todo sin salir del parque!

Más detalles

8,50 €

El padre de Salva le lee todos los días fragmentos de El Quijote. Es así como empieza a gustarle la historia de aquel personaje universal. Le gustará tanto que comenzará a imitarlo y vivirá muchas aventuras alocadas: luchará contra un puesto de helados y sus sillas de plástico, se enfrentará a dos perros enormes, conocerá a un enigmático caballero… ¡y todo sin salir del parque!

AutorEnric Lluch
ColaboracionesIlustrador: Pablo Olivero
ISBN9788495722881
Páginas80
FormatoRústica
Fecha publicación2005
TraductorEnric Lluch
EditorialAlgar Editorial
Medidas20 x 13.5 cm
AutorEnric Lluch
ColaboracionesIlustrador: Pablo Olivero
ISBN9788495722881
Páginas80
FormatoRústica
Fecha publicación2005
TraductorEnric Lluch
EditorialAlgar Editorial
Medidas20 x 13.5 cm

El padre de Salva le lee todos los días fragmentos de El Quijote. Es así como empieza a gustarle la historia de aquel personaje universal. Le gustará tanto que comenzará a imitarlo y vivirá muchas aventuras alocadas: luchará contra un puesto de helados y sus sillas de plástico, se enfrentará a dos perros enormes, conocerá a un enigmático caballero… ¡y todo sin salir del parque!

Escribir un comentario

Un Quijote en bicicleta

Un Quijote en bicicleta

El padre de Salva le lee todos los días fragmentos de El Quijote. Es así como empieza a gustarle la historia de aquel personaje universal. Le gustará tanto que comenzará a imitarlo y vivirá muchas aventuras alocadas: luchará contra un puesto de helados y sus sillas de plástico, se enfrentará a dos perros enormes, conocerá a un enigmático caballero… ¡y todo sin salir del parque!

Escribir un comentario