¿Necesitas ayuda?

Inventando el ciclismo. Charles Terront y la primera París-Brest-París Ver más grande

Inventando el ciclismo. Charles Terront y la primera París-Brest-París

978-84-939948-3-9

Las aventuras y desventuras de Charles Terront, el primer gran campeón de la historia del ciclismo.

El relato de una época a través de la Paris-Brest-París de 1891, el precedente del Tour de Francia.

Más detalles

10,30 €

Disponibilidad: Sin stock

Este es un libro de arqueología del ciclismo: descubre los cimientos prehistóricos de un deporte más que centenario. Si la París-Brest-París de 1891 supone una de sus epopeyas fundacionales, Charles Terront vendría a ser el homo antecessor de todos los campeones antiguos y modernos. La victoria del diminuto parisino en la primera edición de esta carrera monstruo conmocionó profundamente a la sociedad francesa de la época.

La hazaña le valió la friolera de 18 banquetes seguidos, según relata él mismo en estas memorias publicadas en 1893. Escrito en un tono ingenuo y sin pretensiones, el relato fascina al lector actual porque explica, desde una mirada contemporánea, cómo aquellos pioneros fueron descubriendo (inventando) el abc del ciclismo moderno: desde la importancia de esprintar bien hasta la revolución que supuso el paso del biciclo a la bicicleta.

AutorCharles Terront
ISBN978-84-939948-3-9
Páginas166
FormatoRústica
Fecha publicación2012
Fecha publicación original1893
TraducciónFrancés
ColecciónLeyenda
EditorialCultura Ciclista
Medidas0 x 0 cm

Rafael Vallbona, escritor
El texto de Terront, a ratos inocente pero siempre ameno y capaz de descubrir al lector una parte fundamental de la prehistoria del ciclismo, es una hermosa randonnée por una época de la cual muy pocos hoy en día saben algo. El prólogo del propio editor, Bernat López, completa agradablemente la función historicista del libro, documenta al lector abundantemente, y predispone a devorar la biografía en un par de días. Un libro imprescindible para cualquiera que se sienta ciclista, sin importar su condición física ni los kilómetros que recorre cada año. Un libro para entender por qué somos millones los que pedaleamos.

Luis Román Mendoza, jefe de prensa de la Federación Española de Ciclismo
Un relato sin pretensiones, sencillo, pero que engancha a los aficionados y nos permite descubrir aquella prehistoria del ciclismo, en los momentos en que se pasó del velocípedo a lo que se denominaría el biciclo seguro, la auténtica bicicleta. Aparte de algunas anécdotas curiosas –por ejemplo, por qué las pruebas de Seis Días se quedaron en esa duración–, y de otros hechos que hoy nos sorprenderían, pero que tienen toda su lógica –y que no comento para no fastidiar a los futuros lectores–, nos permite descubrir que el ciclismo fue el primer deporte de masas, con un seguimiento en Francia, Gran Bretaña o incluso Estados Unidos inimaginable en aquellos últimos años del siglo XIX. Y es que, en muchas ocasiones, nada mejor que conocer el pasado para adivinar el futuro.

James Stout, corredor diabético y reputado blogger
El libro narra las aventuras, desventuras, descubrimientos y trayectos [de Charles Terront]. El ciclismo como épica y tragedia. Las victorias se consiguen a una escala diferente, calculada en horas y no en segundos. Las derrotas se resienten a una escala más existencial. El libro explica la historia de los orígenes del ciclismo a través de los ojos de sus pioneros (…) Esto es ciclismo de verdad, entendido como viaje.

Xavier Obis. Blog Ciclismo y Lectura

No puedes leer el libro con mentalidad siglo XXI, con la visión en mente de los ciclistas actuales y sus máquinas de carbono, cambios inalámbricos y seis kilos de peso. Tienes que hacer un esfuerzo de abstracción y situarte a finales del XIX, carreteras infames, velocípedos con ruedas de tamaño diferente y tracción delantera, máquinas de acero de 15 kilos o más de peso, incluso antes de la invención del neumático.

Tienes que vestirte  de época, pantalones largos, varios jerséis, zapatos y una gorra y ponte a pedalear junto a él.

AutorCharles Terront
ISBN978-84-939948-3-9
Páginas166
FormatoRústica
Fecha publicación2012
Fecha publicación original1893
TraducciónFrancés
ColecciónLeyenda
EditorialCultura Ciclista
Medidas0 x 0 cm

Este es un libro de arqueología del ciclismo: descubre los cimientos prehistóricos de un deporte más que centenario. Si la París-Brest-París de 1891 supone una de sus epopeyas fundacionales, Charles Terront vendría a ser el homo antecessor de todos los campeones antiguos y modernos. La victoria del diminuto parisino en la primera edición de esta carrera monstruo conmocionó profundamente a la sociedad francesa de la época.

La hazaña le valió la friolera de 18 banquetes seguidos, según relata él mismo en estas memorias publicadas en 1893. Escrito en un tono ingenuo y sin pretensiones, el relato fascina al lector actual porque explica, desde una mirada contemporánea, cómo aquellos pioneros fueron descubriendo (inventando) el abc del ciclismo moderno: desde la importancia de esprintar bien hasta la revolución que supuso el paso del biciclo a la bicicleta.

Escribir un comentario

Inventando el ciclismo. Charles Terront y la primera París-Brest-París

Inventando el ciclismo. Charles Terront y la primera París-Brest-París

Las aventuras y desventuras de Charles Terront, el primer gran campeón de la historia del ciclismo.

El relato de una época a través de la Paris-Brest-París de 1891, el precedente del Tour de Francia.

Escribir un comentario

Rafael Vallbona, escritor
El texto de Terront, a ratos inocente pero siempre ameno y capaz de descubrir al lector una parte fundamental de la prehistoria del ciclismo, es una hermosa randonnée por una época de la cual muy pocos hoy en día saben algo. El prólogo del propio editor, Bernat López, completa agradablemente la función historicista del libro, documenta al lector abundantemente, y predispone a devorar la biografía en un par de días. Un libro imprescindible para cualquiera que se sienta ciclista, sin importar su condición física ni los kilómetros que recorre cada año. Un libro para entender por qué somos millones los que pedaleamos.

Luis Román Mendoza, jefe de prensa de la Federación Española de Ciclismo
Un relato sin pretensiones, sencillo, pero que engancha a los aficionados y nos permite descubrir aquella prehistoria del ciclismo, en los momentos en que se pasó del velocípedo a lo que se denominaría el biciclo seguro, la auténtica bicicleta. Aparte de algunas anécdotas curiosas –por ejemplo, por qué las pruebas de Seis Días se quedaron en esa duración–, y de otros hechos que hoy nos sorprenderían, pero que tienen toda su lógica –y que no comento para no fastidiar a los futuros lectores–, nos permite descubrir que el ciclismo fue el primer deporte de masas, con un seguimiento en Francia, Gran Bretaña o incluso Estados Unidos inimaginable en aquellos últimos años del siglo XIX. Y es que, en muchas ocasiones, nada mejor que conocer el pasado para adivinar el futuro.

James Stout, corredor diabético y reputado blogger
El libro narra las aventuras, desventuras, descubrimientos y trayectos [de Charles Terront]. El ciclismo como épica y tragedia. Las victorias se consiguen a una escala diferente, calculada en horas y no en segundos. Las derrotas se resienten a una escala más existencial. El libro explica la historia de los orígenes del ciclismo a través de los ojos de sus pioneros (…) Esto es ciclismo de verdad, entendido como viaje.

Xavier Obis. Blog Ciclismo y Lectura

No puedes leer el libro con mentalidad siglo XXI, con la visión en mente de los ciclistas actuales y sus máquinas de carbono, cambios inalámbricos y seis kilos de peso. Tienes que hacer un esfuerzo de abstracción y situarte a finales del XIX, carreteras infames, velocípedos con ruedas de tamaño diferente y tracción delantera, máquinas de acero de 15 kilos o más de peso, incluso antes de la invención del neumático.

Tienes que vestirte  de época, pantalones largos, varios jerséis, zapatos y una gorra y ponte a pedalear junto a él.

30 Productos relacionados