¿Necesitas ayuda?

NEWSLETTER

Lista de Productos de este fabricante Álvaro Neil

Álvaro Neil, conocico como el biciclown, es nómada, payaso, autor, inspirador, documentalista y, antes de reencarnarse en esas pieles, se licenció en Derecho.

Se sintió atraído por la idea de justicia, pero no encontró en las leyes más que escaramuzas para que el más listo arrime el ascua a su sardina y decidió impartir su propia visión de justicia por el mundo: regalando sus espectáculos de clown en favor de aquéllas personas a las que la vida no les había tratado con la merecida justicia.

“¿De qué vas a vivir cuándo regreses? ¿Quién te va a contratar?”… Con esas y otras asustadoras preguntas sus amigos y familiares trataban de disuadirlo, pero él pensó que en el camino encontraría las respuestas.

Se equivocó.

Lo que sucedió fue que en el camino desaparecieron las preguntas. Tenía entonces 34 años y no dejaba en su tierra natal, Asturias, mujer, hijos ni propiedades.Tras completar su proyecto Kilómetros de Sonrisas (2001-2003), regresó a Asturias con una idea bien clara: dar la vuelta al mundo en 8, 9 ó 10 años. “El tiempo no importa“, afirmó cuando inició el proyecto Miles of Smiles Around the World (2004-2017).

Ha empleado cinco pasaportes, varias bicicletas, ha perdido el 80% de sus patrocinadores y ha ganado un 100% de amigos y experiencias que comparte en sus libros y documentales.

 Ha publicado seis libros, ha producido cinco documentales y cada mes escribe en la revista Bike y en varios blogs de viajes.

También asesora a otros viajeros que tienen dentro el virus de la libertad, de lo desconocido, y que no se atreven a dar el primer paso porque su cabeza está llena de preguntas sin respuestas. Sus charlas irradian esa mezcla de locura, alegría, insensatez, riesgo, creatividad, poesía, respeto, inocencia, atemporalidad y ensoñación que todo payaso lleva dentro.

Una chica de quince años asistente a una de ellas lo resumía así: “Cuando dijo ‘persigan sus sueños’ sentí que me hablaba directamente a mí”.

Trata de alimentar sus redes sociales, FacebookTwitterYouTubeInstagram y Google+ (sin caer en sus redes) aprovechando la tecnología para acortar distancias y eliminar prejuicios.

“Viajar es el mejor antídoto contra el racismo”, suele afirmar.

Mientras en el mundo se levantan fronteras, muros y alambradas, el biciclown intenta derruir esas barreras con su nariz de payaso y su bicicleta, haciéndole cosquillas a la Tierra. Como afirma en su documental La sonrisa del Nómada, “si uno es feliz puede hacer felices a los demás, sino es imposible”.

Álvaro Neil, conocico como el biciclown, es nómada, payaso, autor, inspirador, documentalista y, antes de reencarnarse en esas pieles, se licenció en Derecho.


Se sintió atraído por la idea de justicia, pero no encontró en las leyes más que escaramuzas para que el más listo arrime el ascua a su sardina y decidió impartir su propia visión de justicia por el mundo: regalando sus espectáculos de clown en favor de aquéllas personas a las que la vida no les había tratado con la merecida justicia.










“¿De qué vas a vivir cuándo regreses? ¿Quién te va a contratar?”… Con esas y otras asustadoras preguntas sus amigos y familiares trataban de disuadirlo, pero él pensó que en el camino encontraría las respuestas.


Se equivocó.


Lo que sucedió fue que en el camino desaparecieron las preguntas. Tenía entonces 34 años y no dejaba en su tierra natal, Asturias, mujer, hijos ni propiedades.Tras completar su proyecto Kilómetros de Sonrisas (2001-2003), regresó a Asturias con una idea bien clara: dar la vuelta al mundo en 8, 9 ó 10 años. “El tiempo no importa“, afirmó cuando inició el proyecto Miles of Smiles Around the World (2004-2017).


Ha empleado cinco pasaportes, varias bicicletas, ha perdido el 80% de sus patrocinadores y ha ganado un 100% de amigos y experiencias que comparte en sus libros y documentales.


 Ha publicado seis libros, ha producido cinco documentales y cada mes escribe en la revista Bike y en varios blogs de viajes.
















También asesora a otros viajeros que tienen dentro el virus de la libertad, de lo desconocido, y que no se atreven a dar el primer paso porque su cabeza está llena de preguntas sin respuestas. Sus charlas irradian esa mezcla de locura, alegría, insensatez, riesgo, creatividad, poesía, respeto, inocencia, atemporalidad y ensoñación que todo payaso lleva dentro.






Una chica de quince años asistente a una de ellas lo resumía así: “Cuando dijo ‘persigan sus sueños’ sentí que me hablaba directamente a mí”.


Trata de alimentar sus redes sociales, FacebookTwitterYouTubeInstagram y Google+ (sin caer en sus redes) aprovechando la tecnología para acortar distancias y eliminar prejuicios.


“Viajar es el mejor antídoto contra el racismo”, suele afirmar.


Mientras en el mundo se levantan fronteras, muros y alambradas, el biciclown intenta derruir esas barreras con su nariz de payaso y su bicicleta, haciéndole cosquillas a la Tierra. Como afirma en su documental La sonrisa del Nómada, “si uno es feliz puede hacer felices a los demás, sino es imposible”.











Más