La primavera, la época de las grandes clásicas

Llegó la primavera y el ciclismo se ha sumergido en el periodo de clásicas, sobre todo en el centro de Europa. No en vano, se dice que la primavera ciclista comienza en Sanremo, cuando los corredores llegan desde Milán en la Classicissima , nombre por el que también se conoce a esta clásica de primavera.

Tras esa clásica, la carrera más larga de todo el año rozando los 300 kms y que es el monumento más alcance de los sprinters, han llegado, por ese orden, la Vuelta a Flandes y la París-Roubaix. Mencionamos aquí únicamente las carreras popularmente conocidas como “Monumentos”, por su historia, recorrido, belleza e indiscutible palmarés.

Peter Cossins escribió un gran libro sobre estos monumentos, todavía no disponible en castellano: “The Monuments“. No obstante, podéis haceros con dicho libro en inglés en nuestra librería online. Como sabéis, a la vista de que sería imposible traducir todo lo que se publica en otros países, hemos decidido acercaros también lo mejor que se publica en inglés, para aquellos que podéis entenderlo.

En Flandes vimos este año un espectáculo que no veíamos hace muchos años, con la espectacular cabalgada de Philippe Gilbert, que nos hizo recordar aquellas gestas lejanas en las que se atacaba a muchos kilómetros de meta. Flandes, un lugar mágico para todo ciclista apasionado por las clásicas o por el ciclocross, como bien se recoge en el nº 9 de la revista Volata

Y este último domingo se celebró la conocida París-Roubaix, con Greg Van Avermaet que se hacía con el adoquín que premia al más rápido en llegar al velódromo de Roubaix. Compartía protagonismo, eso sí, con el gran Tom Boonen, una auténtica leyenda de las clásicas. Tras cuatro victorias en la París-Roubaix, un Campeonato del Mundo (en Madrid en 2005) y otras muchas clásicas a las que además hay que sumar sus numerosas victorias de etapa en grandes y pequeñas vueltas, el belga decidió poner punto final a su carrera deportiva el pasado domingo. Lo intentó con todas sus fuerzas, pero no pudo retirarse con una quinta victoria en su palmarés.

El que tampoco pudo brillar, ni ha conseguido ningún monumento este año es el eslovaco Peter Sagan. Llamado a ser uno de los grandes clasicómanos de la historia, maravilló con un ataque en el Poggio en la Milán-Sanremo, pero Kwiatkowski le batió al sprint en los últimos metros. En Flandes y Roubaix, las caídas y averías le apartaron de los primeros puestos.

Pero seguirá luchando y dando espectáculo, como es ya marca de la casa. Un prodigio de la bicicleta, pudimos leer los comienzos de Peter Sagan de la mano de Ainara Hernando en el libro Por amor al ciclismo. En este libro que Ainara escribió en el año 2014, hacía un retrato de 10 grandes campeones, centrándose en su niñez o primeros pasos en el deporte. Sagan ya apuntaba entonces al gran campeón que es y le acompañan a Sagan en el libro Cadel Evans, Óscar Freire, Chris Froome, Chris Horner, Vincenzo Nibali, Nairo Quintana, Joaquín Rodríguez, Rigoberto Urán y Alejandro Valverde.

Pero no ha terminado todavía la temporada de clásicas ni mucho menos se ha celebrado el último monumento del año, el Giro de Lombardía en octubre. La próxima cita, la Lieja-Bastoña-Lieja el próximo domingo 23 de abril, coincidiendo además con el Día del Libro este año. ¡Qué mejor fecha para una clásica de libro, la decana de todas las clásicas!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *